Cloro en el agua potable: lo bueno y lo malo

por | septiembre 25, 2020
cloro en el agua potable
Cloro en el agua potable

El cloro es, con mucho, el desinfectante de agua más utilizado en el mundo entero. En la actualidad, alrededor del 98% de los municipios de México. Utilizan algún proceso relacionado con el cloro para tratar el agua potable, gracias a la gran disponibilidad, el bajo costo, la facilidad de uso y la habilidad para destruir gérmenes.

Cuando se agrega cloro a su suministro de agua, reduce rápidamente la propagación de todo tipo de enfermedades transmitidos por el agua, como el cólera y la fiebre tifoidea, así como otras dolencias. También facilita que las ciudades y pueblos purifiquen el agua potable para mantener seguros a los residentes (como usted). Pero como todas las cosas buenas de la vida, este desinfectante altamente eficaz y económico tiene un precio.

Los investigadores han relacionado el cloro en el agua potable con la incidencia de cáncer de vejiga, recto y mama. Además, un informe del Consejo de Calidad Ambiental de EE. UU. Afirma que las personas que beben agua clorada tienen hasta un 93% más de probabilidades de contraer cáncer que aquellas cuya agua no contiene cloro. (Desarrollaremos esto más adelante).

Si bien reconocemos y aplaudimos el puñado de increíbles beneficios que nos ha brindado el cloro, debemos esforzarnos por protegernos de los posibles peligros que pueda presentar. Comencemos por mirar la química detrás del cloro y luego retomemos desde allí.

¿Qué es el cloro?

El cloro (CI) es un elemento químico de origen natural que existe como gas tóxico, irritante y venenoso de color amarillo verdoso a temperatura ambiente. Se puede presurizar y enfriar y luego convertir a una forma líquida. Cuando se libera el cloro líquido, rápidamente se convierte en un gas que permanece cerca del suelo y se propaga rápidamente.

El cloro es un elemento vital que sirve para muchos propósitos diferentes. Quizás su aplicación más popular sea desinfectar el agua potable y tratar el agua estancada (por ejemplo, el agua de la piscina). Si alguna vez ha estado en un parque acuático o ha nadado a menudo en piscinas tratadas con cloro, probablemente esté consciente del olor característico del cloro.

Sin embargo, ni siquiera tienes que salir de casa para notar la presencia de cloro en el agua. La sustancia química se puede encontrar en casi toda el agua del grifo de nuestro país. También es un componente ampliamente conocido del cloruro de sodio, la sal común de mesa que usamos para cocinar, hornear, mejorar el sabor y conservar los alimentos. El cloro también juega un papel crucial en la fabricación de medicamentos, tuberías de PVC, plásticos, parachoques, cojines de asientos y muchos otros productos.

¿Qué contiene el cloro?

El cloro, en su forma natural cruda, es un gas que es tóxico para la salud si lo inhala. Aunque el cloro es un químico, no está compuesto sintéticamente por múltiples componentes. En otras palabras, es solo un elemento.

El cloro gaseoso en sí no se usa generalmente para cosas como el tratamiento de piscinas. En su lugar, se agrega cloro líquido o hipoclorito de sodio (NaOCl) al agua de la piscina. Cuando cualquiera de estas formas de cloro se bombea al agua, crea ácido hipocloroso (HOCl), que es muy activo contra todos los patógenos humanos bacterianos, virales y fúngicos. Una pequeña cantidad de HOCl puede matar las bacterias formadoras y no esporas en poco tiempo.

Para el agua potable, los proveedores de agua agregan cloro (Cl2) o hipoclorito al agua en la planta de tratamiento. Allí, presurizan el cloro gaseoso para convertirlo en líquido. Cuando se disuelve en el agua, el cloro se convierte en ácido hipocloroso y clorhídrico (HCl).

¿Por qué se agrega cloro al agua potable?

La alta toxicidad del cloro lo convierte en un químico poderoso que puede destruir bacterias, microbios y patógenos que pueden filtrarse al suministro de agua. Al matar estos gérmenes que causan enfermedades, el compuesto ayuda a que el agua sea potable.

Las enfermedades transmitidas por el agua han matado a miles de residentes de Estados Unidos cada año. Afortunadamente, el cloro en los sistemas públicos de agua ha ayudado a eliminar prácticamente el riesgo de muchas enfermedades peligrosas transmitidas por el agua, como el cólera, la fiebre tifoidea, la disentería, la salmonela y muchas otras.

Además, el cloro ha jugado un papel importante en el aumento de la esperanza de vida de los estadounidenses en un 50 por ciento durante el siglo 20. Por esta y otras razones, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Elogian la cloración del agua potable como «uno de los avances en salud más importantes en la historia de EE. UU.»

Además de matar gérmenes peligrosos como bacterias, virus y parásitos, el cloro también ayuda a reducir los sabores y olores desagradables del agua. Además, el producto químico ayuda a eliminar el moho, el limo, las algas y las bacterias que crecen en los depósitos de suministro de agua, tanques de almacenamiento y en las paredes de las tuberías principales.

En consecuencia, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Requiere que los proveedores de agua agreguen un nivel detectable de cloro en su agua para ayudar a proteger contra patógenos a medida que el agua fluye desde la planta de tratamiento hasta los hogares de los consumidores.

¿Qué tan efectivo es el cloro contra los gérmenes transmitidos por el agua?

El cloro es muy eficaz contra la mayoría de los patógenos que se encuentran en diversas fuentes de agua. Sin embargo, la capacidad de la sustancia química para destruir gérmenes depende de la cantidad de cloro en el agua y de la cantidad de tiempo de contacto entre el compuesto y los microorganismos.

En las circunstancias adecuadas, el cloro puede matar rápidamente la mayoría de los gérmenes transmitidos por el agua, pero hay algunas excepciones. Los microorganismos, como el Cryptosporidium, son resistentes a las prácticas habituales de cloración. Debido a esto, algunos sistemas de agua pueden requerir procesos de tratamiento adicionales para protegerse contra estos y otros patógenos particularmente resistentes.

¿Cómo destruye el cloro los gérmenes transmitidos por el agua?

El cloro destruye los gérmenes transmitidos por el agua al penetrar en sus revestimientos de limo, cáscaras resistentes y paredes celulares. El químico mata las bacterias o altera su ADN para que no puedan reproducirse.

¿Cuáles son los efectos del cloro en la salud?

Cuando se agrega al agua, el cloro hace un excelente trabajo al protegernos de varias bacterias y otros microorganismos que causan enfermedades en el agua. Sin embargo, en los últimos años, ha habido varias preocupaciones con respecto a la seguridad de agregar una sustancia química tan tóxica al agua potable.

El principal problema con el cloro es que cuando se agrega al agua potable, reacciona naturalmente con los compuestos orgánicos que ya están presentes en el agua. Por lo tanto, el cloro creará subproductos de desinfección, o DBP para abreviar. Los DBP más tóxicos creados por el cloro son los trihalometanos (THM).

Las investigaciones muestran que consumir agua con THM o inhalarlos puede provocar varias complicaciones de salud graves, como muerte fetal , discapacidades congénitas, mayor riesgo de cáncer de riñón y de hígado y problemas con el sistema nervioso central, el corazón, los riñones y el hígado.

Inhalar THM y cloro puede ser más peligroso que consumirlos porque ambos químicos se convierten en vapor a una temperatura más baja que el agua. Eso significa que tomar una ducha con agua clorada puede aumentar su exposición a estos químicos tóxicos.

Y cuando pensamos que no podría empeorar, un artículo académico de 2005 afirmó que los THM están más concentrados en el cuerpo cuando se absorben a través de la piel que beber agua del grifo que contiene los productos químicos. Estos DBP tóxicos no solo afectan su salud cuando bebe agua del grifo, sino que pueden representar un riesgo significativo cada vez que se ducha.

Los efectos del cloro en tu cabello y piel

La exposición prolongada al cloro puede, en última instancia, arruinar la calidad de su piel y cabello. Si a menudo nada o se ducha con agua clorada, la piel y el cabello pueden volverse secos, con picazón y escamosos. Su piel puede incluso enrojecerse cuando la tocan y su cabello puede sentirse encrespado y seco. El cloro también puede hacer que el color del cabello se desvanezca más rápido de lo habitual si te tiñes el cabello.

Además, si tiene piel o cabello sensible o delicado, es particularmente vulnerable a los efectos duros de la exposición al cloro. Esto se debe a que el cuerpo humano produce de forma natural proteínas y aceites que forman una fina capa protectora alrededor de la piel y el cabello.

Esta capa asegura que su epidermis se mantenga saludable, suave y bien protegida. Pero, desafortunadamente, el agua clorada puede eliminar esta capa y exponer el cabello y la piel a los contaminantes del agua y a los elementos, causando sequedad e irritación extremas.

Cómo el cloro daña su intestino

Una preocupación alarmante sobre el cloro se debe a la razón por la que es tan útil: su capacidad para destruir bacterias. Cuando se agrega cloro al agua, mata las bacterias que causan enfermedades. Pero cuando se introduce en el cuerpo humano, destruye nuestras bacterias intestinales vitales, donde operan aproximadamente el 70% de nuestros procesos inmunes.

Según una investigación reciente, las bacterias intestinales saludables y florecientes ayudan al cuerpo a funcionar correctamente. Lamentablemente, los científicos han encontrado una conexión entre la falta de estos valiosos micrones en nuestro sistema digestivo y la presencia de una amplia gama de enfermedades, que incluyen diabetes tipo 2, obesidad, síndrome del intestino irritable, cáncer colorrectal y ciertas enfermedades autoinmunes, como el asma. , diabetes y autismo. La mala salud intestinal puede incluso provocar otras afecciones, como hinchazón, gases, dolor abdominal, estreñimiento y diarrea.

Beber agua purificada libre de cloro

El agua purificada es agua que se ha filtrado o procesado mediante una Purificadora de agua para eliminar impurezas como productos químicos y otros contaminantes. Por lo general, se produce con agua subterránea o agua del grifo. El agua purificada ha pasado por varios procesos donde se ha eliminado todo tipo de contaminantes orgánicos e inorgánicos del agua potable, incluyendo el cloro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *